Extensiones de pestañas… ¿Sí o No?

54aebc459b8ba_-_hbz-eyelash-extensions-promo-lgn.jpg

Me decidí a escribir en el blog de hoy algo que aunque ya tiene mucho tiempo de moda, muchas tenemos siempre la inquietud de probar, es es nada más y nada menos que ¡Extensiones de pestañas!

Me atrevo a decir que todo lo que digo aquí es porque yo lo viví, y saber que es algo que personalmente no puedo vivir con ello a diarío y menos de por vida jajaja!

Resulta que yo fui muy campante al lugar, hice mi cita y de hecho fue algo que dije ¡órale va! en el momento. Yo lo que quería era que al levantarme y sin maquillarme me viera arregladita con mi pestañón loco.

Y pues sí, la verdad es que te levantas y te ves al espejo y dices: oye! pos´ no está nada mal esto de los ojos pispiretos las 24 hrsdel día. Pero oh -oh! si no vas a retoque a los 15 días o antes ya no se ven tan pispiretos y menos si no les das el mantenimiento que requieren, y ahí es donde para mi ya no funcionó tanto jajaja.

Aquí te dejo algunos puntos a considerar si estás pensando en hacer una cita:

  1. Infórmate: De preferencia ve a preguntar al lugar, pregunta si te dejan ver los resultados de alguien que en ese momento se esté poniendo en sus manos, siempre verifica que el lugar se vea limpio y las señoritas estén utilizando el equipo adecuado para hacer el trabajo. ¡Tus ojos son muy valiosos!
  2. Lleva su tiempo: El proceso tarda dependiendo de que tanto volúmen requieras o la asesora, señorita, experta te indica, puede ser desde 2hrs hasta 3 hrs. ¡Olvídate de tu celular en esos momentos!
  3. Gran pestaña = gran responsabilidad: Pensamos ¡ay que padre! adiós enchinador, adiós rímel un paso menos en mi arreglo, pero nadie te dice que las extensiones son unas “nenas” y que en lugar de eso ahora tendrás que secarlas (si es con secadora, en frío), y necesitarás de un limpiador especial y cepillo especial para peinarlas. Además te vas a dar cuenta de como te tallas los ojos, porque cada que lo hagas te acordarás de que no es buena idea hacerlo.
  4. Las amáras (mientras sobrevivan): Mientras están en buen estado y les des su mantenimiento no podrás vivir sin ellas, y no dejarás de verte en el espejo pensando que se ven geniales.
  5. Tener las pestañas que tenías antes es mejor que no tener: Así que evita a toda costa quitar tus extensiones con la mano, va a doler y corres el riesgo de traerte las tuyas (a mi me pasó), así que si ya se ven incompletas es mejor aguantar y dejar que caigan solitas.

1988031_orig.jpg

Al final de la experiencia, me dí cuenta que es más fácil tener mis pestañas naturales que las extensiones, no podría usar rímel ni delineador, cosa a lo que estaba muy acostumbrada, y mi problema era que ni les iba a dar mantenimiento como se debe (carísimo) y decidí que mejor si tenía alguna ocasión especial pues me pongo las normalitas que venden en cajita.

Si quieres vivir la experiencia adelante, yo aunque leí reseñas de si usar o no, y amigas que me dijeron que no era tan bueno, lo hice jajaja así ya me quité la espinita y no me fue tan mal, pero si creo que es bueno tener todos los puntos claros antes de hacerlo.

Recuerda seguirme en mi cuenta de  Instagram

 

 

Advertisements

Like or Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s